Ramón J. Sender y la niña de seis años que le pidió un autógrafo

SenderHe vuelto a leer Réquiem por un campesino español, la novela corta de Ramón J. Sender. Y me ha venido al recuerdo una preciosa anécdota que el autor protagonizó con una niña madrileña hace cuarenta años. Vaya por delante que el escritor maño no creía mucho en la gloria literaria, pero al final reconoció que la sintió en España en su gira como conferenciante de 1974, después de treinta y cinco años de exilio.

Más que el recibimiento o las atenciones de los medios de comunicación, le llamaron la atención otros pormenores. Y uno de ellos ocurrió a las cuatro horas de estar firmando ejemplares de sus obras en la Feria del Libro de Madrid. Acababa de firmar uno cuando levantó la cabeza y vio que la siguiente en la cola era una niña de seis años llamada Almudena. Conversó con ella y le escribió una dedicatoria que parecía la de un abuelo a su nieta: “A Almudena, con un besito de R.J.S.”.

La niña, agradecida, cogió el libro y se fue.

Pero a los ocho o diez minutos regresó.

—¿Quieres otro autógrafo? –se interesó Sender cariñosamente–.

—No –respondió Almudena–, vengo por el besito de la dedicatoria.

El autor, que dijo adivinar la gloria literaria en estos gestos, besó a la niña en la frente y ella a él en la mejilla.

Sin duda un gesto así, aparentemente trivial, debió ser significativo para quien había dejado su país por la guerra civil. Su exilio en California siempre me ha parecido curioso. Simpatizante en su juventud de la extrema izquierda, viajó en 1933 a la URSS de Stalin, desde donde volvió escéptico con el comunismo, instalándose tras la guerra civil en la cuna del capitalismo.

Supongo que el beso de Almudena representaba el encuentro con otra generación española no contaminada por los odios de atrás que él describió con realismo en sus obras, especialmente en aquel Réquiem por un campesino español donde su maestría técnica es admirable. Él mismo declaró su predilección por este libro a TVE, cuando le mandaron un equipo a Estados Unidos para grabar un reportaje: “Me parece que es el más sencillo, el más simple y, por decirlo así, el más universal”.

JOSÉ FERRÁNDIZ LOZANO

Anuncios


Categorías:Opinión

Etiquetas:

4 respuestas

  1. ¡Qué anécdota tan bonita…!

    Le gusta a 1 persona

  2. Culture is in the air!!! Como dirían los ingleses!!
    Gracias por compartirlo, porque me ha picado el gusanillo y voy a leer el libro de Réquiem por un campesino español.

    Le gusta a 1 persona

  3. El género de novela corta, Rosa, tiene muy buenas obras, y éste “Requiem” es una de ellas, arraigada además a nuestra historia. Me vienen a la memoria títulos imprescindibles del género: “La metamorfosis” de Kafka, “El Dr. Jekyll y Mr. Hyde” de Stevenson, “Crónica de una muerte anunciada” de García Márquez. Obras que, una vez leídas, siempre dejan huella.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: