Ella, Cayetana*

Yo Cayetana* Columna publicada en el diario Información (Alicante), 29-10-2011.

La Duquesa de Alba se cayó y sufre fisura de pelvis, casualmente la parte que más se mueve de recién casada. No se conocen muchos detalles, salvo que el percance ocurrió en el sevillano Palacio de las Dueñas. Lo lógico es pensar que se trató de un accidente. Un desequilibrio, un paso en falso y pum: la duquesa cae como si fuera una inversión millonaria en tiempos de rebaja. Pero es inevitable que se desconfíe de esa versión y el personal, siempre malpensado, atribuya el percance a su trajín postnupcial.

De hecho el médico le recomienda reposo absoluto. Porque una duquesa rubia que cuenta ochenta y cinco abriles, que se desmelena –o mejor dicho, se desriza– bailando al son del guitarreo y los palmeros, que viste minifalda y que se va de marcha con un marido veinticinco años menor, necesita que de vez en cuando alguien serio –nada más serio que un médico– le recomiende reposo total.

No faltarán malintencionados que creerán que la caída es un recurso promocional de sus memorias Yo, Cayetana, pero esta es una sospecha sin fundamento.

Lo bueno de la duquesa es que no es leyenda, es pura realidad. De una antecesora suya siempre se ha dicho que si fue o no fue la que posó de maja desnuda para Goya. Con la Cayetana del siglo XXI no hay dudas: está probado que los pechos retrospectivos que deslumbraron hace semanas en la portada del Interviu le pertenecen, son senos auténticos de la casa de Alba, acordes con su condición de Grandeza de España. No deberíamos decirlo para no vulnerar la ocurrencia de Ramón Gómez de la Serna de que sobre bustos no hay nada escrito, pero no existe motivo para ocultarlo.

Y sin embargo la duquesa es mucho más que todo esto. Hoy por hoy, se presenta como producto aristocrático de utilidad terapéutica: mientras se habla y escribe de ella, la afición se olvida de la crisis, de los corruptos, de los aprietos para llegar a fin de mes, de la Merkel, del Sarkozy y, si me apuran, hasta de Belén Estaban.

¡Bendita sea la duquesa!

JOSÉ FERRÁNDIZ LOZANO

Anuncios


Categorías:Opinión

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: