A García Lorca le gustaba Arniches

lorca-arniches-rec

García Lorca y Carlos Arniches

La casa natal de Carlos Arniches en Alicante está en la calle San Francisco, haciendo esquina con la calle Golfín, la más corta de la ciudad. En la pared de este lado, precisamente, se reproducen hoy algunos textos literarios. Pero el 150 aniversario de su nacimiento el 11 de octubre de 1866 está pasando desapercibido. Fuera de que el año pasado se puso en escena Los caciques en el Teatro Marquina de Madrid y de que se haya promovido en Alicante El método Gorritz, poco más sabemos de la efeméride.

Seguramente vemos a Arniches como un autor que está fuera de nuestro tiempo, sin darnos cuenta de que eso simplemente le convierte en un clásico. El teatro es eterno e invade la realidad. “Yo creo que el mundo es un teatro, y que cada uno tenemos designado, por nuestro mérito, un sitio en él para asistir a este espectáculo de la vida”, escribió el alicantino al redactar un autorretrato poco antes de morir en Madrid en 1943. Y es de la vida de donde obtenía sus personajes. En ese autorretrato recordaba que desde los dieciocho años era autor teatral, llegando a ser denominado muy pronto “el rey del trimestre” porque en una época en la que lo habitual era cobrar ocho o diez pesetas por una obra en un acto él llegó a cobrar tres y cuatro mil.

Releyendo hace unos días varias entrevistas a Federico García Lorca me sorprendió la consideración que tenía sobre Arniches. García Lorca, crítico con el teatro que predominaba en los escenarios españoles de su tiempo, irrumpió en el género con afán de renovación. Resultaban frecuentes los comentarios despectivos sobre autores conocidos. No obstante, cuando hablaba de Arniches la opinión cambiaba de tono. Señalaba que el teatro que había perdurado era el de los poetas, y precisaba a continuación que el verso no quería decir poesía en teatro. “Don Carlos Arniches –decía en una entrevista en 1935– es más poeta que casi todos los que escriben teatro en verso actualmente. No puede haber teatro sin ambiente poético, sin invención… Fantasía hay en el sainete más pequeño de don Carlos Arniches”.

No fue el único coetáneo en reconocer la trascendencia de la obra del alicantino. “El señor Arniches ha producido verdaderos arquetipos de obras maestras”, sostenía Ramón Pérez de Ayala, mientras que Pedro Salinas concluía que “figura, sin adjetivo alguno de origen, en la primera fila de nuestros dramáticos contemporáneos”. No está de más recordar estos juicios a pocos días de cumplirse los 150 años de su nacimiento.

JOSÉ FERRÁNDIZ LOZANO

“A García Lorca li agradaba Arniches”, de José Ferrándiz Lozano (suplemento cultural “Arts” del diario El Mundo, 6-10-2016).

 

Anuncios


Categorías:Opinión

Etiquetas:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: