El enigma Cardenio: conexión Shakespeare-Cervantes

cervantes-shakespeare

Shakespeare y Cervantes

¿Se conocieron Cervantes y Shakespeare? Las posibilidades reposan en la ficción. A pesar de que la película Miguel y William (2010), de Inés París, imagina un encuentro en la Castilla del siglo XVI, en los “años perdidos” de la biografía del dramaturgo inglés, todo hace suponer que no se trataron. No obstante, sí han tomado fuerza en los últimos años las teorías de que existió una conexión entre ambos.

Y no únicamente de contexto –vivieron en la misma época, cuando en los reinos británico y español se experimentaron grandes cambios coincidiendo respectivamente con la etapa isabelina y el periodo de Felipe II– sino por algo más. La relación más seguida en la actualidad es literaria: se acepta que Shakespeare debió leer el Quijote, traducido al inglés en 1612, y que pudo haberse inspirado en una de sus historias, la de Cardenio, para escribir una pieza teatral, de la que existen alusiones documentales.

El IV centenario de la muerte de los dos clásicos ha recreado esa búsqueda de evidencias de alguna cuestión compartida. Y hay que celebrar la edición de Cervantes Shakespeare: una aproximación comparativa, de José Manuel González, catedrático de Filología inglesa de la Universidad de Alicante, libro publicado por la editorial Síntesis en colaboración con la propia UA.

shakespeare-cervantes

Shakespeare y Cervantes (viñeta de El Mundo)

En algo más de ciento setenta páginas, González resume la relación contextual, por un lado, y la concreta por otro. Y por eso uno de los capítulos está dedicado a esa conexión enigmática que gira entorno al Cardenio, obra que parece ser que escribió Shakespeare con Fletcher, con dos representaciones en 1613. Las referencias a su existencia figuran, además, en un registro de 1653 y en una adaptación de Lewis Theobald en 1727, donde este autor aseguraba dos datos dignos de la trama: que su versión revisaba la obra de Shakespeare y que guardaba en su biblioteca el manuscrito original, añadiendo que el argumento se basaba en el episodio del Quijote. El problema es que al fallecer, según se contó, el nuevo propietario de su biblioteca perdió el original del Cardenio shakesperiano al quemarlo un cocinero por descuido. Imposible verificarlo.

José Manuel González dice que es esta historia “el punto de conexión literaria más palpable y definitivo que tenemos entre Cervantes y Shakespeare”, pero avisa de que se trata de un asunto “problemático” al perderse el texto. De hecho, las páginas de su libro informan sobre el estado actual de la cuestión y sobre la pasión que despierta esa posibilidad, tan apetecida, de relación entre Shakespeare con Cervantes.

JOSÉ FERRÁNDIZ LOZANO

Artículo original: “L’enigma Cardenio: connexió Shakespeare-Cervantes”, de José Ferrándiz Lozano (suplemento cultural “Arts” del diario El Mundo, 7-7-2016)

Anuncios


Categorías:Opinión

Etiquetas:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: