Médico rural, poeta y antinaturalista

Poeta Pastor

El poeta Pastor Aicart

La personalidad de un médico rural que desde un pequeño pueblo alicantino mantenía una asidua actividad literaria en la segunda mitad del siglo XIX y en las primeras décadas del XX no deja de ser sugerente. Se presentaba a certámenes poéticos, escribía artículos en prensa, se carteaba con algunas figuras culturales y se oponía con ardor a corrientes europeas novedosas como el naturalismo. Fuera de los núcleos literarios de las grandes ciudades, este médico –del que se cumple este año el centenario de su muerte– representa un estilo distinto de vida literaria.

Juan Bautista Pastor Aicart nació en 1849 en Benejama, población ubicada en ese valle por donde discurren los primeros kilómetros del río Vinalopó y al que miran otras poblaciones vecinas como Banyeres de Mariola, Biar o Campo de Mirra. En Benejama ejerció su profesión, escribió y murió en 1917. Conocido en su pueblo natal como el poeta Pastor, el ayuntamiento conserva su legado documental entregado por la familia y mantiene un pequeño museo sobre su vida y obra.

De Pastor Aicart, a quien conocemos mejor desde la publicación del libro Joan B. Pastor Aicart. Més enllà de la poesia (2010) de Josep Martínez Sanchis, editado por la Universidad de Valencia, se conocen unos mil quinientos poemas, de los cuales un diez por ciento –la primera etapa de su producción– están escritos en valenciano. Se presentaba a premios poéticos que se convocaban en Valencia y Cataluña, y gracias a ello se daba a conocer, manteniendo correspondencia con exponentes de la Renaixensa como el valenciano Teodoro Llorente y los catalanes Jacinto Verdaguer y Ángel Guimerá.

Pero la publicación más difundida de su obra no fue poética sino ensayística. Muy conservador y católico, su nombre es imprescindible para conocer la polémica que suscitó el naturalismo en España, destacándose como uno de sus más hostiles oponentes.

La obra La cuestión palpitante, recopilación de artículos de Emilia Pardo Bazán publicados en prensa en 1882, puso en el debate peninsular el naturalismo. A partir de su edición entraron en discusión algunos antinaturalistas, entre ellos Pastor con su libro La novela moderna. Cartas críticas, impreso en Alcoy en 1886, donde apostaba por la necesidad de una novela moralista frente a la exposición desgarradora de la vida humana en la novela naturalista. Su crítica, extrema, ayuda a comprender el choque de ideas estéticas del momento. Extrema porque Zola le parecía un osado pornográfico, mientras que por otra parte no le parecía ni lícito, ni moral ni artístico “ocuparse en la exposición del vicio”.

JOSÉ FERRÁNDIZ LOZANO

Artículo original: “Metge, poeta i antinaturalista”, de José Ferrándiz Lozano (suplemento cultural “Arts” del diario El Mundo, 3-2-2017).

Museo poeta Pastor

Museo del poeta Pastor en Beneixama

Anuncios


Categorías:Opinión

Etiquetas:, ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: