Periodismo

Isidro Vidal y los siete jacintos de Monóvar

Pocos sabían que hubo un día –el primero de primavera- en el que el periodista Isidro Vidal cumplió una promesa hecha a Azorín. Corría 1953 cuando le envió, junto a una carta, siete jacintos “de un montecillo cercano a Monóvar”.

Anuncios